Vinilos de etiqueta negra

Trilobite Records y Sonido Costa Verde ejemplifican la pasión de las discográficas especializadas

“Sacarlo del sobre, ponerlo en el plato, dar al botón, bajar la aguja y sentarse a escuchar estando pendiente de él”. La magia del disco de vinilo y el ritual que le acompaña. ¿Y los motivos para fundar un sello que solo edite en ese formato? “Nosotros somos dos coleccionistas de música española, y nos propusimos sacar cosas que nadie hubiera publicado antes en vinilo”, relata José Luis Ibáñez, responsable en Madrid de Trilobite Records. Es la casa más veterana en esta historia, a cuya web pertenece la descripción de apertura. Ocho años de vida y una serie de referencias donde pululan nombres llamativos del rock y el pop en castellano: Siniestro Total, Coque Malla, Sidonie, Josele Santiago, Calamaro… “Y eso que funcionamos en plan casero. Mi socio, Toni Mellinas, vive en Lleida. Cuando nos reunimos lo hacemos en Calatayud, a mitad de camino. No estamos en esto por el negocio”.

Screen Shot 2017-05-10 at 10.50.57.png

A la aventura de la edición exclusiva en vinilo se zambulle Sonido Costa Verde, etiqueta recién concebida por el periodista Luis J. Menéndez y el músico y disquero indie Luis Fernández. “El nombre proviene de que Luis J. es asturiano, además de hacer un guiño a mi otro sello, Sonido Muchacho, de grupos noveles y distintos soportes”, aclara Fernández. Y prosigue: “En nuestra idea, no importa si el álbum ha existido previamente en vinilo. Se trata de poner en relieve obras en castellano que quizá no recibieron toda la atención que merecían, da igual la época. Y el vinilo de 180 gramos, cuidado al máximo, busca darles ese valor simbólico que no tuvieron”.

 

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/12/29/madrid/1483032151_472494.html

 

Comments are closed.

%d bloggers like this: